ACEITES ESENCIALES: AROMAS NATURALES


En la antigüedad, los egipcios hace 40 siglos A.C. hacían preparados con aceites esenciales que se utilizaban en medicina, cosmética, baños, y para armonizar los templos.

Fueron los alquimistas griegos, quienes conservando la fragancia y las propiedades curativas, inventaron la destilación para obtener aceites esenciales.

El uso de aceites esenciales se realizaba desde hace milenios en China India y Persia. Los vedas también utilizaban aceites para su medicina.


El sentido del olfato está directamente conectado al cerebro, donde se encuentra el centro de las emociones, también el espacio de muchas actividades vitales de nuestro organismo, el sueño, la sensualidad, la sed, la memoria, etc.

Cuando se huele algo se evoca la memoria emocional.
El sistema límbico donde se encuentra el centro de las emociones está relacionado con el hipotálamo, la parte del cerebro que esta comunicado con las glándulas sexuales.

La memoria asociativa de aromas y situaciones generan el aprovechamiento de los aceites, con efectos beneficiosos.

La Aromaterapia actúa sobre los planos sutiles por ello puede ser utilizada como técnica vibracional, también ayuda a la meditación, visualizaciones, concentración, piel…

Es una técnica reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS).